Terminar una relación

El escritor alemán Bertolt Bretch dijo una vez que “la crisis se produce cuando lo viejo no acaba de morir y lo nuevo no acaba de nacer”. Frase sabia aplicable a cualquier circunstancia de la vida. El terreno amoroso no escapa a esta sentencia.

Cuando una relación se torna conflictiva, ya no avanza; cuando cada situación es propenso detonador de una batalla, cuando la rutina y la monotonía han devorado la pasión inicial o incluso hay una tercera persona en cuestión, es que la decisión de seguir o continuar toma el carácter de impostergable, y asumir el rol de ser el que da por terminada la relación no es cómodo ni fácil.

El problema en la ruptura radica precisamente en el cómo hacerlo. Es claro y normal que al estar aún juntos lo último que se pretenda, sea herir abiertamente. El tono, el momento y las palabras deben ser las adecuadas para dejar en claro los sentimientos propios, la concepción de la relación en sí y el rechazo a continuar en la situación hasta ahora prevaleciente y, por si fuera poco (y aunque suene un tanto egoísta), dejar una pequeña puerta abierta en caso de llegar a arrepentirse de la decisión.

Terminar una relación en buenos términos es una verdadera hazaña. Es por ello que en EncontrarPareja nos enfocamos en ofrecer un par de consejos.

Escoger el lugar y el momento

No es un secreto que a la hora de terminar, mientras más gente hay alrededor, mejor. Tanto para evitar una escena incómoda para ambos, como para manejar la situación con lógica y raciocinio e impedir  que el corazón se imponga a la cabeza. Sin embargo hay que considerar algunas otras circunstancias además de la cantidad de personas alrededor. Terminar durante su fiesta de cumpleaños, una celebración o en una reunión familiar deben tacharse de la lista por completo. Tampoco elegir como “indicado” lugares que traigan connotaciones sentimentales o recuerdos para ambos, como donde os conocisteis o donde fue el primer beso. Una cita en un bar cualquiera y tomar el tiempo necesario (no demasiado pues resultará en un aplazamiento de la ruptura) son normas recomendables.

Qué decir

Todas las armas diplomáticas deben ser utilizadas de una buena vez. Tomar control total de la situación y cuidar cada palabra evitarán un desbordamiento de llanto o peor aún, furia. Mantener la calma e intentar hacer lo mismo en él/ella, conducirá a un mutuo entendimiento. De ser necesario, aléjate y dale un par de minutos a solas. Necesitará este tiempo para reflexionar y calmarse.

Razones

En realidad muchas veces no vale la pena enlistar las razones de la ruptura. Si los motivos son de antaño y ambos los conocen, enumerarlos está de más.  Si por el contrario es una decisión unilateral, explícate sin entrar en recriminaciones. Por último, de ser el motivo una tercera persona es mejor no mencionarlo, pues nada bueno traerá a la situación. Respeto ante todo para con esa persona y la relación que entre vosotros surgió.

Después de despedirte de tu ahora “ex”, ha llegado el momento de reflexionar por qué la relación no brindó los frutos esperados y terminó en ruptura. Después de concluido el análisis, la búsqueda del ser ideal continuará y en buscar pareja, tenéis una opción para realizar ese sueño.

Cómo romper con tu pareja

La ruptura de pareja nunca es fácil, ni para quien rompe ni para la persona que es abandonada. Los casos en que ambos ponen fin a la relación de común acuerdo son pocos y esto tampoco significa que la ruptura de pareja deje de ser dolorosa.

Normalmente cuando se decide romper una relación es porque nuestras fuerzas han llegado al máximo, estamos tensos, sufrimos y deseamos terminar con todo esto. Obviamente, este estado emocional no es el más adecuado para una ruptura de pareja porque podríamos causarle grandes heridas a la otra persona.

Como debe presuponerse, existen diferentes formas de propiciar una ruptura de pareja. Hay quienes simplemente comienzan a lanzar indirectas o se comportan de manera despreocupada (como si no tuviesen ningún compromiso). De esta forma se espera que la otra persona se percate del cambio y que sea ella misma quien decida la ruptura de pareja. Obviamente, esta forma de terminar una relación no deja un buen sabor en la boca y no es respetuosa para con la otra persona.

Otras personas son más valientes y dan el primer paso en la ruptura de pareja pero culpan de todo lo sucedido a la otra persona. De esta forma intentan aliviar sus propios sentimientos de culpa pero lo cierto es que en una relación de pareja ambos tienen responsabilidades por lo que no es justo culpabilizar a uno solo.

Si se aspira a una ruptura de pareja donde ambos pueden seguir siendo amigos, lo ideal es pensar en las cosas que nos hicieron enamorarnos de la otra persona y valorizar sus aspectos positivos. La idea esencial de recordar estos detalles no es repensar nuestra decisión sino calmar nuestros sentimientos negativos para poder romper de una forma más amigable y serena.

Entonces simplemente debemos expresar cómo nos sentimos, intentando no herir a la otra persona y brindándole siempre la oportunidad de mantener una relación amistosa. El hecho de que se haya terminado el amor no significa que no tienen cosas en común o que no sientan cariño el uno por el otro.

Y tú, ¿cuál es tu estilo para terminar con una relación?

Secciones
© 2018