Los celos amenazan las relaciones

Los celos se alojan en la continua sospecha, en la inquietud y en el recelo de que la persona ajena, la otra parte de la relación pueda cambiar su afecto dirigiéndolo hacia otra persona. Para el afamado psicólogo sevillano y afincado profesionalmente en Nueva York Luis Rojas Marcos, los celos son una enfermedad amarga que combina tanto elementos de posesión como desconfianza. Según el filósofo Nietzsche la persona que está cercada por las llamas de los celos acaba dirigiéndose contra sí misma. Es decir, que te sale el tiro por la culata.

En el mundo de los celos se mezclan muchos tipos de sentimientos y emociones distintas como la inseguridad hacia su persona, el desasosiego, desconfianza en las demás personas, el miedo a la pérdida, el orgullo, la envidia o la venganza. El deterioro empieza con una fuerte desconfianza en la propia valía, bien sea general o en algún aspecto en particular, hecho que genera una aguda inseguridad. Esta baja autoestima hace pensar que uno no es lo suficientemente digno como para ser querido o amado y que si se compara con otro “tiene las de perder”. Esta inseguridad y este aumento de poder dado a la opinión o depreciación del otro provoca que el celoso viva siempre pendiente de sus juicios, de su forma de actuar y de las palabras hacia él.

El celoso es hipersensible a la crítica, y es muy susceptible y sobre todo tienen mucho miedo a perder a la persona por la que siente amor. Este miedo a perder su pareja estable provoca que se agarre más a ella, que intente controlarla, invadirla personalmente y que esté pendiente de sus idas y venidas y de sus otras relaciones amistosas. La focalización de la atención se puede convertir en una obsesión peligrosa. Puede llegar a un punto en que se exija al compañero la exclusividad de su amor. Esta exigencia de una dedicación desmesurada ahoga progresivamente la relación y puede provocar aquello que tanto se temía, que el otro se aparte porque se cansa y sin salida a esta situación. Sin que llegue a convertirse en un sentimiento patológico, ¿crees que en algunas ocasiones los celos están justificados? ¿O piensas que en algunas circunstancias si no hay celos no hay amor?

Secciones

Últimos artículos y consejos:

Volver con tu ex -

Aviso legal - © 2019