El intercambio de parejas

Cuando se habla de flirtear y encontrar pareja casi siempre viene a nuestra mente la imagen de dos personas solteras que están en la búsqueda de su media mitad. Sin embargo, lo cierto es que hay quienes no terminan nunca de encontrar pareja; son los swingers, personas que hacen de los intercambios sexuales de pareja un verdadero estilo de vida.

De hecho, existen múltiples clubs privados para swingers donde es posible flirtear y encontrar pareja o simplemente fiestas organizadas por ellos mismos donde se intercambian las parejas al finalizar la noche. También existen sitios especiales como el pequeño pueblo francés Cap d’Agde, donde las personas que practican el nudismo y el swinging se dan cita con la secreta ilusión de tener unas vacaciones más divertidas y ampliar sus horizontes en el intento de encontrar pareja.

Vale aclarar que normalmente uno de los códigos del swinging hace referencia a que ambos miembros de la pareja deben participar y coincidir en esta práctica. Por ello, el intercambio de pareja no se considera una infidelidad sino una forma para mantener la llama de la pasión al interno de la relación amorosa. De hecho, muchas de estas personas mantienen matrimonios de muchos años y llegan a envejecer juntos.

Por otra parte, muy al contrario de la imagen social un tanto negativa e irresponsable que suele rodear a quienes practican el swinging; lo cierto es que estas personas tienen una sexualidad muy responsable en lo referido a la prevención de las enfermedades de transmisión sexual.

Además, cuando los swingers se plantean encontrar pareja, saben a la perfección que un “no” indica una negativa tajante, por lo que usualmente no insisten en sus intenciones ya que saben que las mismas podrían causarles problemas a la relación de pareja de la otra persona.

Y es que en realidad no puede hablarse de un swinger prototipo ya que la práctica de intercambiar y encontrar pareja es común lo mismo en los círculos más alternativos que entre los profesionales de las clases sociales medias y altas. El swinging y el deseo permanente de encontrar pareja no se relaciona con un grupo social sino que es una forma diversa de comprender la sexualidad y las relaciones amorosas donde los celos no tienen cabida. Desde esta perspectiva, algunos consideran que el swinging es realmente una forma más avanzada de vivir la relación, una manera más libre y desprejuiciada de compartir la vida en pareja ya que ninguna de las dos personas se siente dueña del otro, como suele suceder en las relaciones “normales”.

Obviamente, para asumir el estilo de vida se necesita que ambos miembros de la pareja compartan la misma visión de las relaciones amorosas, de lo contrario, se podría causar mucho mal.

Parejas abiertas en la actualidad

Las parejas abiertas no son una novedad pero lo cierto es que con el curso del tiempo este estilo de vida cobra nuevos adeptos y se expone a la luz del sol con todos sus aspectos positivos y negativos.

Generalmente quienes optan por el intercambio de pareja son personas de mente abierta que desean probar nuevas experiencias y para las cuales los celos no existen.

En la década de los años '60 y '70 quienes practicaban este tipo de relación se integraban en clubs restringidos que protegían su identidad.

Hoy muchas parejas programan sus citas a través de Internet y, si bien hay personas que aún prefieren mantener su estilo de vida sexual en secreto, existen otras que lo proclaman abiertamente.

Aún así, actualmente es imposible decir con precisión cuántas parejas abiertas existen porque algunas no hacen públicos sus intereses.

No obstante, la NASCA afirma que aproximadamente entre el 2 y el 4% de las personas casadas ha practicado el intercambio de parejas al menos una vez dentro de su relación.

Además, según el sitio web Romance Secreto, de todas las personas que buscan pareja en la red, un 17% de ellos son parejas abiertas. De ellas, el 70% busca otras parejas abiertas con las cuales relacionarse, el 22% busca mujeres y solo el 6% anda en busca de hombres.

Otro dato interesante que habla a favor de este estilo de vida fue reportado por el Instituto Kinsey de los Estados Unidos y se refiere a que aproximadamente el 37% de los hombres casados y el 29% de las mujeres cometieron adulterio en el matrimonio, al menos una vez durante la relación.

Sin embargo, entre las parejas abiertas esto no sucedió. Obviamente, quienes practican el intercambio de parejas no siente la necesidad de mentirle a la otra persona, por ende, no se concibe la infidelidad.

Y tú, ¿consideras que este estilo de vida irá en aumento en los próximos años o que es una moda que declinará?

Secciones

Últimos artículos y consejos:

Volver con tu ex -

Aviso legal - © 2019