Analizando la infidelidad

Analizando la infidelidad

Vamos al diccionario y buscamos la palabra infidelidad y nos encontramos con “falta de fidelidad”. Obvio, buscamos fidelidad y leemos “lealtad”. Vamos al diccionario de sinónimos y “traición, alevosía, deslealtad, falsedad, ingratitud, vileza, villanía, engaño, felonía”. No me ha salido bien el truco del diccionario, vamos a lo que nos interesa.

Normalmente el concepto de fidelidad o infidelidad está relacionado o se presupone que detrás de él siempre hay un nuevo amor, que ya se ha acabado la chispa, que la relación sentimental que antes era estable se ha vuelto insostenible o incluso por motivos más importantes. Pues no, en Encontrar Pareja aseguramos que las situaciones de infidelidad se producen cosas muchos más complejas.

Y lo que sí queremos dejar explícitamente MUY CLARO es ques cuando se comete una infidelidad y se quiere asumir que se ha hecho públicamente o a tu pareja, no se hace más que reconocer la falta de control que se tiene sobre sí mismo y sobre su cuerpo ante situaciones y pruebas que te pone la vida. Infantil e inútil es responsabilizar a la otra parte de la pareja por actos que se cometen fuera de la relación

Los detonantes de romper la fidelidad pueden ser tantos como parejas sentimentales hay en el mundo. Sin embargo el equipo de Encontrar Pareja ha recopilado los siete motivos más usuales:

-Las ganas de experimentar nuevas sensasiones

-El deterioro de la relación amorosa fruto de la rutina, especialmente si se lleva varios años viviendo juntos.

-Insatisfacción emocional.

-La inseguridad personal que hace que se crea que una infidelidad es un logro personal

-La revancha, el desquite, especialmente si el que la comete ya fue víctima de una infidelidad

-La crisis de los 40 que provoca una necesidad de volver a los 20 años y experimentar cosas nuevas.

-La pérdida de interés sexual dentro de la relación amorosa.

La doble moral de la infidelidad

A nivel internacional y sobre todo en el mundo hispano hablante existe lo que llamamos “doble moral” en lo que concierne al tema de la infidelidad. Estamos hablando de la dupla mujeres/hombres. Nunca será lo mismo un “hombre infiel” que una “mujer infiel”, porque mientras el hombre será un “machito, un guay y alguien que se lo monta bien”; la mujer será “una libertina, una adúltera o una pérfida”. Esto se debe a que se piensa como algo paradigmático y propio de la naturaleza masculina el hecho de ser infiel, consolida una falsedad de prestigia vinculada al éxito y a la seducción. Pero en el caso femenino, la infidelidad se castiga en la sociedad porque se vincula a la pérdida de principios, a la promiscuidad y a palabras mucho más fuertes.
Es por esta razón precisamente por la que las mujeres suelen confesar siempre sus escarceos ante su pareja sentimental, con mucha mayor facilidad que los chicos y se siente mucho más culpables.

En cualquier caso, una infidelidad provoca la ruptura del vínculo amoroso que due establecido normalmente con madurez, compromiso y libertad. Lo que viene después de la infidelidad todo dependerá de la educación, de la madurez, de la situación y la tolerancia por cada uno de los integrantes de la relación. Pero de estos hablaremos otro día en el mejor portal del amor, tú sitio y el de tu media naranja.

Secciones

Otros artículos y consejos:

Enamorarse - Cuando termina la pasión - Comunicación de pareja - Ligar en primavera - Amor en verano - Bodas inolvidables - Cuando la amistad se convierte en amor - Pareja ideal - Amor a distancia Alimentos afrodisiacos Cerebro enamorado Dejar una relación Para regalar Corazones rotos Dar para recibir Test Encontrar pareja en a los 30 Romántico o pasional Cómo afrontar la primera cita Libros Conocer gente Como encontrar pareja