Busco relación seria

En esta segunda parte del reportaje “Las bases de una relación estable” seguimos indagando en el concepto del análisis propio.

Si lo que nos falta en la vida es una media naranja, es decir, una pareja estable, deberías tener que analizar tus expectativas respecto a aquella persona que amas antes de lanzarte a la piscina. Es de suma importancia dislumbrar que es aquello que deseamos y queremos para nuestra vida o qué es lo que nos gustaría compartir con ella tanto en el plano vital, como físico, intelectual o emocional. Así, de esta manera se comparte con la media naranja lo mejor de uno mismo y de los dos. Con acierto y un poco de suerte será muy fácil seleccionar a la pareja ideal con la que deseamos compartir nuestra vida de forma más íntima. Y así será más fácil recibrir los mismos frutos de forma recíproca.

Ya sabemos la clase de persona con la que estaremos y deseamos estar, es nuestra pareja ideal. Ya es hora de plantearse dónde conocerla y cómo. Qué será lo que nos haga reconocerla y lo qué le mostraremos en primer lugar. Seguídamente le facilitaremos las mejores condiciones de amor para que la futura relación seria y estable transcura de la mejor forma existente.

Por encima de todo no esperes de la persona con la que vas a tener una relación algo que ni siquiera tú mismo aguantas, y encima querer que todo vaya a salir bien.

Asume si fracasas

No solo hay que observar lo que hacemos y dejamos de hacer, lo que decimos por nuestra boca o lo que dejamos de decir.  Muy importante es estudiar qué es lo que pensamos, cómo nos tratamos, en definitiva, saber cómo nos hablamos y qué es lo que pensamos de nosotros mismos. Normalmente pensamos en la felicidad como una simbiosis entre una pareja, el uno su media naranja, del que estamos enamorados. Pero jamás de los jamases podemos responsabilizar a la otra persona de nuestra felicidad. Si dos personas se unen, es porque se complementan tanto a nivel individual como a nivel de pareja, la vida será más fácil, divertida y sobretodo placentera.

Por último, hay que asumir en la vida y en el mismo desarrollo de la relación que es posible que no funcione por ninguna de las maneras, el amor es así. Lo mejor es saber interpretarlo de la mejor manera posible como una posibilidad más y siempre estar en paz con ella. Hay que dejar de lado todos los enfados y obsesiones que se podrían haber conseguido y que nunca conseguiremos, porque finalmente no fue posible.


Otros artículos y consejos:

Cuando termina la pasión - Cita en persona - Comunicación de pareja - ¿Cómo se liga en primavera? - Amor en verano - Bodas inolvidables - Cuando tu contacto desaparece - Cuando la amistad se convierte en amor - Buscando nuestro ideal - Terminar una relación - Amor a distancia

© EncontrarPareja.net