Buscar para encontrar

Hoy es cada vez más difícil encontrar relaciones estables y duraderas. Conocer gente se convierte en un trabajo que ya no se puede dejar al azar del encuentro casual. La falta de tiempo, la timidez, los prejuicios sobre la edad o el aspecto físicio; existen impedimentos que hacen que nos resulte complicado encontrar pareja, o nuevas amistades. En este contexto surge el negocio de la agencia matrimonial. La agencia matrimonial estudiará tu perfil, atendiendo a tus gustos, tus preferencias, tu personalidad y aficiones y buscará compatibilidades con otros con un perfil similar al tuyo. Aunque existen procesos de búsqueda personalizados y directos con el cliente, la agencia matrimonial que triunfa hoy en día es la agencia on-line, que calcula, gracias a la tecnología que automatiza los procesos, el grado de afinidad con otros sin necesidad de moverse de casa. En España existen varias de estas agencias que funcionan con un gran éxito de público y que han logrado romper muchos tabúes.

Radar buscando

Ahora os presentamos algunos ejemplos: Mon-Cor es un club de amigos que opera principalmente en Barcelona y Tarragona y que realiza actividades específicas como speed o slow datings. Las speed dating son citas que duran solo unos minutos y que permiten conocer un montón de gente en poco tiempo. Las slow datings generalmente duran un fin de semana durante el cual hombres y mujeres comparten un espacio donde se conocen y comparten experiencias. Otras agencias son Mai-Sol, que desde el 92 organizan encuentros como cenas y fiestas; o Samsara, que opera en Catalunya desde el 95. O Cosm, que desde hace 25 años forma parejas por toda España. También Uniforum, que te regala seis meses si en un año no encuentras pareja. Y por último, La Unión, que nació en Zaragoza en el 97 y es una de las más importantes de España.

Buscando la perfección

La pareja perfecta existe. Es una persona que te comprende, te escucha, te da buenos consejos, se pone en tu piel, te respeta, te mima, te lleva como un rey o reina y hace todo aquello que le pides, es decir, está a tu disposición al cien por cien. Seguramente que algunos de vosotros no estaréis de acuerdo y mencionaréis que es un ideal, un sueño, una utopía, un dogmatismo, una metáfora, una parodia, una aberración, etc. Pues si observáis bien a vuestro entorno las identificaréis rápidamente por su aspecto; normalmente son personas que se estiman, se cuidan, tienen unos objetivos positivos sobre la vida y, sobre todo, no necesitan los otros para sentirse completos porque ya son enteros. En conclusión, la pareja perfecta parte de uno mismo. Es la unión entre tu mente, tu espíritu y tu cuerpo. No es la típica pareja de dos sino un trío de tres partes que forman tu ser. Cuando conseguimos la armonía entre estos encontramos la pareja perfecta. Las personas fragmentadas nunca acaban de encontrar el compañero/a de vida porque todavía les falta tener más conocimiento de un mismo, en caso contrario, no tendremos la necesidad de buscar a alguien que nos llene los vacíos que no sabemos rellenar, puesto que nuestras carencias emocionales, son únicamente nuestras y no responsabilidad de los otros o de nuestro compañero/a de vida.

Diferencias culturales en el amor

Cuando iniciamos la búsqueda de pareja son muchos los factores que vienen a nuestra mente y que debemos tener en cuenta para elegir a la persona ideal: si comparte algunos de nuestros gustos, si tiene un físico que se adecua a nuestro ideal de belleza, si algunos de sus planes futuros coinciden con los nuestros… En fin, la lista que guía nuestra búsqueda de pareja puede ser más o menos extensa dependiendo de lo alto que ubicamos el listón.

No obstante, un factor que usualmente nos pasa por alto, o que quizás minimizamos, cuando comenzamos la búsqueda de pareja son las diferencias culturales. En ciertas ocasiones la búsqueda de pareja, sobre todo en los días que corren y con el uso de Internet, nos lleva a conocer personas de otras latitudes. A veces surge un flechazo y nos damos cuenta que tenemos muchas cosas en común, es prácticamente como si hubiésemos encontrado a nuestra media mitad perfecta.

Aún así, no podemos subestimar el hecho de que las diferencias culturales siempre desempeñarán un papel en la relación de pareja y, por ende, en algunas circunstancias darán lugar a malentendidos o discusiones. Obviamente, esto no quiere decir que debemos restringir la búsqueda de pareja a nuestro entorno, ni que debemos cerrarnos a lo diferente, pero es un foco rojo del cual debemos ser conscientes y que podrá salvarse sólo con mucho amor verdadero de base y con otra buena dosis de flexibilidad.

En este sentido, casi siempre los problemas serán mayores en relación con la amplitud de la brecha cultural. En otras palabras: mientras menos puntos de contacto posean las culturas de las cuales provienen ambos miembros de la pareja, más dificultades deberán salvar para hacer que su relación funcione.

De esta forma, probablemente lo más sensato cuando iniciamos la búsqueda de pareja sea determinar hasta dónde seríamos capaces de cambiar, cuán flexibles somos y, en dependencia de estas respuestas, decidir si podemos realizar una búsqueda de pareja en todo el mundo o si existen culturas que no se acoplarían con nuestro sistema de valores y creencias. Debemos tener en cuenta que el factor novedad resulta muy positivo al inicio de las relaciones pero con el paso del tiempo, para que una pareja se consolide, lo esencial es tener puntos en común.

¿Crees que todas las diferencias pueden ser salvadas cuando existe el amor?


Otros artículos y consejos:

Amistad con mi expareja - Mejores webs - Mentiras en la red - Lenguaje corporal - Adictos al amor - Cómo dejar una relación sentimental - Monotonía - En el trabajo - Tópicos - Los celos - España - Recetas - Imágenes de amor - Chat - Buscar - Primavera - Bienvenido/a - La sonrisa, un As de corazones

Secciones
© EncontrarPareja.net